Dermatitis atópica

también conocido como: dermatitis, eczema

¿Qué es el eczema?

El eczema es una afección crónica de la piel (que se encuentra con frecuencia en los bebés, pero que también puede ocurrir en los adultos), caracterizada por una o más áreas (en cualquier parte del cuerpo) de manchas cutáneas engrosadas, rojas, secas (y a veces agrietadas) que pican. La forma más común de eczema es la dermatitis atópica, que por lo general comienza antes de los 5 años de edad (a menudo en la infancia) y puede persistir durante la adolescencia (aunque con frecuencia se resuelve para la pubertad) hasta la edad adulta.

¿Qué causa el eczema?

Aunque se desconoce la causa exacta del eczema, se da en familias (particularmente en aquellas con antecedentes de alergias, eczema, fiebre del heno o asma) y parece deberse a una serie de genes anormales que dan como resultado una piel muy sensible a los alérgenos. (Un sistema autoinmune hiperactivo, el propio mecanismo de defensa del cuerpo, contribuye a un proceso inflamatorio que hace que la piel sea más propensa a perder humedad y a infectarse). Una serie de factores ambientales pueden desencadenar el eczema. Estos incluyen: estrés, contacto de la piel con químicos o telas irritantes, calor, sudor, clima frío y seco, ciertos alimentos y situaciones que hacen que la piel se seque y las manchas suelen reaparecer periódicamente (retorno).

¿Cuáles son los signos/síntomas del eczema?

Los signos/síntomas pueden variar entre los niños, pero los sitios comunes en bebés/niños incluyen el cuero cabelludo, la cara/alrededor de los ojos y detrás de las orejas, el cuello, la parte delantera de los codos, las muñecas, la ingle, detrás de las rodillas y alrededor del tobillo.  Las manchas rojas pueden infectarse por rascarse, lo que hace que se vean vivas, rojas, hinchadas, con bultos y pueden producir líquido.

¿Cuáles son las opciones para el cuidado del eczema?

No existe cura para el eczema y puede ser resistente al tratamiento. La hidratación regular de la piel con aceites, cremas o pomadas de venta libre o con receta (corticosteroides y otros medicamentos orales o inyectables para regular la respuesta inmunitaria), apósitos húmedos, terapia de luz y drogas para combatir infecciones, pueden aliviar la comezón de la piel. Puede resultar beneficioso evitar los desencadenantes ambientales (temperaturas extremas o sequedad o sudoración), mantener la piel cubierta con algodón (no lana, o telas que no respiran como los poliésteres) y eliminar la caspa de gato/perro, los ácaros del polvo u otros desencadenantes alérgicos.


Revisado por: Jack Wolfsdorf, MD, FAAP

Esta página fue actualizada por última vez en: 17/10/2019 9:27:00 a. m.