Reumatología Pediátrica

Expertos en reumatología dedicados a lactantes, niños y adolescentes.

La División de Reumatología del Nicklaus Children's Hospital ha estado tratando afecciones reumatológicas e inmunológicas durante más de cuatro décadas.

doctor sonriendo con paciente white framing element
doctor sonriendo con paciente white framing element

Fundada en 1989, la División de Reumatología Pediátrica es el programa pediátrico más grande del sur de la Florida que ofrece diagnóstico, tratamiento y apoyo integral y multidisciplinario para las familias cuyos hijos sufren de los siguientes tipos de trastornos:

Condiciones que Tratamos

También ofrecemos tratamiento para lo siguiente:

  • Fibromialgia

Debido a que muchas de estas condiciones son difíciles de diagnosticar, la División de Reumatología Pediátrica puede recurrir a la experiencia de la gran cantidad de especialistas de Nicklaus Children’s Hospital. Más de 5000 pacientes visitan la división cada año, y nuestros especialistas trabajan en estrecha colaboración con los médicos referentes de la comunidad.

Un enfoque de equipo

El equipo interdisciplinario de la División incluye lo siguiente:

El equipo también ayuda a enseñar al niño y a su familia a controlar estas enfermedades crónicas y a lograr una alta calidad de vida.

A través del Instituto de Investigación del hospital, la división de Reumatología Pediátrica participa en estudios en curso sobre la artritis reumatoide juvenil, la dermatomiositis y otras condiciones, incluidos los ensayos clínicos de medicamentos. Los profesores de la división también enseñan a los residentes y estudiantes de Medicina a través de turnos y conferencias.

Aspectos destacados del programa

Un programa típico para niños que sufren de artritis juvenil o trastornos relacionados incluye lo siguiente:

  • Protección de las articulaciones. Los niños aprenden la importancia de una buena postura, la conservación de la energía y el uso de dispositivos de asistencia para minimizar el estrés en las articulaciones.
  • Ejercicio. El equipo del centro desarrolla un programa de ejercicios individualizados y una guía de actividad física para el niño.
  • Control del dolor. Tanto el niño como los miembros de la familia aprenden nuevas formas de controlar el dolor y lidiar con el estrés asociado con la vida diaria.
  • Nutrición. Se desarrolla una dieta equilibrada con recomendaciones de suplementos, si están indicados. Los padres reciben consejos sobre cómo afrontar otros problemas nutricionales, como un niño que es delicado en la comida.
  • Problemas en la escuela. Se ayuda a los padres a educar a los maestros sobre la artritis infantil y a desarrollar un plan que brinde al niño flexibilidad en el aprendizaje y adaptación a sus necesidades.
  • Medicamentos. Se brinda una amplia orientación a los padres y a los niños sobre el uso adecuado y los efectos secundarios de los medicamentos y el tratamiento de las afecciones reumáticas.
  • Redes de contacto. Para los padres, la División de Reumatología Pediátrica también ofrece numerosos servicios de apoyo, incluidas oportunidades para conocer y establecer contactos con otras familias.

Campamento Funrise

Camp Funrise fue un campamento anual de una semana de duración para pacientes con afecciones reumatológicas. Camp Funrise ofrece una semana de alegría a los niños desde hace 26 años, desde 1991 hasta 2017, gracias al apoyo de la División de Reumatología del Nicklaus Children’s Hospital, la División de Florida de la Arthritis Foundation y el Lions Club of South Florida. Bajo la supervisión de enfermeros y personal médico de la División de Reumatología, los campistas pudieron participar en actividades típicas de campamento en un entorno seguro y solidario. Las actividades incluyeron nadar con los delfines, hacer kick boxing y yoga, y una noche en el parque de béisbol.

Historias de Pacientes

Cuando tenía 7 años, Alexandra comenzó a sentir dolor, especialmente en los pies. Primero, sus padres pensaron que el dolor se debía a que estaba creciendo o que quizás estaba relacionado con la práctica de algún deporte. Pronto, fue evidente que Alexandra tenía algo mucho más grave cuando el dolor se volvió tan fuerte que ni siquiera podía caminar.
Más historias de pacientes