Preparación para una cirugía electiva

¿Qué es la cirugía electiva?

La cirugía electiva es aquella que puede programarse, planificarse y, por lo tanto, prepararse. La mayoría de las cirugías electivas son ambulatorias, es decir   que su hijo puede ingresar en el hospital, someterse a la operación y regresar a casa el mismo día. Un ejemplo clásico de cirugía ambulatoria sería la corrección quirúrgica de una hernia. En otros casos (por ejemplo, una cirugía urológica de alta complejidad o la corrección de tórax en embudo), el paciente debe permanecer en el hospital durante un breve período luego de la cirugía.
 

 

¿De qué manera pueden prepararse los padres?

Tanto usted como su hijo deben tener la misma preparación para la cirugía. No existe una preparación adecuada para un niño si la familia no está bien informada y dispuesta desde el punto de vista psicológico. Primero debe prepararse usted.

 

Asegúrese de haber comprendido correctamente el procedimiento, incluidos los riesgos y los beneficios de la cirugía. Usted es quien deberá responder las preguntas que haga su hijo. Siempre estamos dispuestos a responder dudas de último momento.

 

Es posible que usted tenga algún temor con respecto a la anestesia. Afortunadamente, las terribles experiencias que aún cuentan los familiares más adultos forman parte del pasado en el ámbito de los hospitales pediátricos. La administración de la anestesia pediátrica está a cargo de anestesistas pediátricos, los cuales cuentan con la experiencia y los conocimientos específicos para tomar las medidas adecuadas en caso de que surjan complicaciones tanto en el quirófano como en la sala de recuperación. El Nicklaus Children's Hospital, anteriormente Miami Children's Hospital, que cuenta con trece anestesistas en su personal, realiza un promedio de 11.000 procedimientos pediátricos por año. En consecuencia, los niños se recuperan rápidamente de la anestesia y con una escasa cantidad de efectos secundarios.

 

¿Cómo debe preparar a su hijo?

Mediante una comunicación fluida. Lo peor que puede hacer es sorprender al niño; explíquele el problema con simpleza y ayúdelo a que lo comprenda. Trate de evitar utilizar palabras intimidantes como "cortar" o "aguja"; en cambio, trate de explicarle que el médico solucionará el problema.


A cualquier edad, el niño cree que se le oculta la gravedad real del problema; por lo tanto, trate de explicarle todo lo relativo a la enfermedad que usted crea que el niño puede comprender. Esta es la única manera de ganar y conservar su confianza.

 

¿Reaccionan todos los niños de la misma manera?

Si bien cada niño es diferente, existen similitudes generales en sus reacciones ante las situaciones de estrés, las cuales se relacionan con la edad.

 

En cuanto a los lactantes, el punto principal es garantizar que los padres hayan tenido el tiempo suficiente para comunicarse por completo y llegar a una clara comprensión de los temores y las expectativas de cada uno.

 

Los niños más pequeños sienten miedo de que los separen de sus padres y, además, suelen pensar que las enfermedades y la cirugía son castigos. Deben sentir que no se los está castigando.

 

Para mitigar la experiencia de la separación, los niños reciben un medicamento especial antes de ser trasladados al quirófano, lo cual los ayudará a olvidar sus temores y la separación pasajera de sus padres. Las agujas representan otra fuente de temor, por lo cual, en forma habitual, toda administración por vía intravenosa se realiza en el quirófano, una vez que el niño se encuentra bajo los efectos de la anestesia.

 

Cuando los niños están en edad escolar, es posible que sientan temor a la anestesia, el dolor e incluso la muerte. Necesitan recibir consuelo y preparación (por ejemplo, realizar una visita prequirúrgica al quirófano, donde se les puede responder todas sus preguntas).


En cuanto a los adolescentes, el aspecto principal es la participación; se les debe dar participación en el proceso de toma de decisiones, aunque también necesitan el apoyo y el consuelo de las personas adultas. Es posible que no les parezca adecuado expresar sus temores o el dolor, por lo que quizás se los deba alentar a que formulen preguntas.

 

¿Existe algún curso preparatorio al que puedan asistir padres e hijos?

Brindamos una orientación prequirúrgica que se lleva a cabo en forma habitual los sábados por la mañana a las 10:30 a. m. En caso de no poder asistir al curso de los sábados, comuníquese al (305) 624 4543, interno 4875, a fin de programar un curso especial los martes por la noche.

 

Programas educativos Emmi® para usted y su familia que se ofrecen en el Nicklaus Children's Hospital, anteriormente Miami Children's Hospital Utilice estos programas educativos para usted y su familia
Hay mucha información que conocer. Es por ello que trabajamos junto con usted para brindarle la mayor cantidad de información posible en cuanto a la salud de su hijo.
Haga clic aquí para obtener más información.

Para más información, por favor llamar al
786-624-2778

Surgery
Que esperar en el día de su cirugía en Nicklaus Children's Hospital.