Toxoplasmosis congénita

también conocido como: Infección por Toxoplasma gondii.

¿Qué es la toxoplasmosis congénita?

El toxoplasma gondii es un parásito que causa una enfermedad comúnmente conocida como toxoplasmosis. Cuando la madre transmite el parásito al feto en gestación, esto se conoce como toxoplasmosis congénita.

¿Qué causa la toxoplasmosis congénita?

La toxoplasmosis congénita se produce si la madre está infectada con el parásito durante el embarazo. En muchos casos, es posible que la madre no sepa que tiene la infección. Se transmite con mayor frecuencia al bebé durante los primeros meses del embarazo.

¿Cuáles son los síntomas de la toxoplasmosis congénita?

Muchos bebés que nacen con toxoplasmosis congénita pueden no tener síntomas al nacer, pero, con el tiempo, la infección puede causar problemas visuales, auditivos, motores y cognitivos progresivos. El sarpullido en la piel, los problemas de alimentación, la pérdida de audición (hipoacusia), la ictericia, el bajo peso al nacer y el agrandamiento del hígado o el bazo son todos posibles signos y síntomas de toxoplasmosis congénita.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la toxoplasmosis congénita?

Existe una variedad de formas diferentes de medicamentos disponibles para tratar a una madre con toxoplasmosis, para tratar la toxoplasmosis mientras el feto aún está en el útero o para tratar a un lactante con toxoplasmosis congénita.

¿Cómo se puede prevenir la toxoplasmosis congénita?

Las mujeres embarazadas deben evitar
  • Consumir carne o huevos crudos o poco cocidos
  • Las actividades con contacto directo con el suelo, como la jardinería
  • La exposición a heces de gato/arena para gatos
  • La exposición a insectos como moscas que estén en contacto con heces de gato

Revisado por: Carolina Sanchez-Vegas, MD

Esta página fue actualizada por última vez en: diciembre 01, 2021 03:00 p. m.