Diabetes (tipo 1)

también conocido como: Diabetes juvenil, diabetes insulinodependiente

¿Qué es la diabetes tipo 1?

Normalmente, el páncreas produce una hormona llamada insulina que permite que el azúcar en la sangre se traslade a las células del cuerpo para aportar energía. En los niños con diabetes tipo 1, el cuerpo del niño deja de producir insulina. Si bien suele aparecer durante la pubertad, puede aparecer mucho antes.

¿Qué causa la diabetes tipo 1?

Si bien la causa exacta no está clara, parece ser que en la mayoría de los niños el sistema inmunitario del cuerpo ataca y destruye las células pancreáticas que normalmente producen insulina (células de islotes). Existen factores ambientales (ciertos virus, tal vez una dieta temprana del lactante con leche de vaca) y genéticos (ciertos genes aumentan el riesgo) que parecen ser responsables de su aparición. Los niños con mayor riesgo también incluyen a los que tienen antecedentes familiares de diabetes y a los blancos no hispanos.

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes tipo 1?

Por lo general, los síntomas aparecen rápidamente en el transcurso de algunas semanas. Los siguientes síntomas son comunes: aumento de la sed, micción frecuente, hambre, pérdida de peso sin motivo, fatiga, irritabilidad y cambios de humor, debilidad, visión borrosa, mal aliento y candidiasis vaginal en las niñas. Con el tiempo, la diabetes tipo 1 puede causar complicaciones neurológicas, de la piel, los huesos, los riñones, la visión y el corazón.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la diabetes tipo 1?

El diagnóstico y el tratamiento de la diabetes es estresante para el niño y la familia. El tratamiento es de por vida y está a cargo de un equipo multidisciplinario que incluye endocrinólogos, enfermeros educadores de diabetes, nutricionistas registrados y trabajadores sociales médicos. Incluye más que solo monitorear el azúcar en la sangre (glucemia) del niño todos los días, fomentar el consumo de comidas saludables regulares, ejercitarse regularmente, administrarse insulina según las indicaciones del equipo de atención médica y prevenir las complicaciones a corto plazo (como azúcar en la sangre (glucemia) demasiado baja [hipoglucemia] o demasiado alta [hiperglucemia]) y a largo plazo. También deben abordarse las necesidades físicas, psicológicas y emocionales, especialmente a medida que el niño se convierte en adolescente/adulto joven.


Revisado por: Jack Wolfsdorf, MD, FAAP

Esta página fue actualizada por última vez en: 26/11/2019 1:05:13 p. m.

Centro de Tratamiento de la Diabetes Infantil

Nicklaus Children's se dedica al tratamiento y manejo de la diabetes en bebés, niños y adolescentes.

Obtenga más información

Aprenda más sobre

Diabetes (tipo 2)

La diabetes tipo 2 es una enfermedad en la que el cuerpo tiene niveles de azúcar en la sangre (glucemia) más altos que los normales. Obtenga más información

Monitoreo continuo de la glucosa

Muchas personas con diabetes deben controlar su glucosa en sangre varias veces al día. El monitoreo continuo de la glucosa ofrece niveles de glucosa en sangre casi constantes (medidos cada 5 minutos) mediante un dispositivo que se implanta en el cuerpo. Obtenga más información

Infusión continua de insulina

La infusión continua de insulina es un tratamiento para la diabetes que ayuda a mantener los niveles de glucosa en sangre bajo control en personas con diabetes. En lugar de inyectarse insulina frecuentemente, la persona con una bomba de insulina recibe dosis precisas de insulina que se administran durante el día. Obtenga más información

NEFFA (ácidos grasos libres no esterificados)

Medir el nivel de los ácidos grasos libres no esterificados es útil para determinar qué tan bien una persona controla los síntomas de la diabetes mellitus no insulinodependiente. Obtenga más información