Dermatitis seborreica

también conocido como: dermatitis seborreica infantil, eczema seborreico, psoriasis seborreica, caspa

¿Qué es la dermatitis seborreica?

La dermatitis seborreica es una afección inflamatoria crónica de la piel (un tipo de eczema) que aparece en forma intermitente y causa una erupción roja, con descamación con costras blancas de aspecto grasoso que habitualmente afecta el cuero cabelludo (pero que puede afectar las cejas, los párpados, detrás de las orejas y la frente y otras partes del cuerpo). Por lo general, no es dolorosa. Cuando ocurre en bebés, se la conoce como dermatitis seborreica infantil (en su forma leve se la denomina caspa).

¿Cuáles son las causas de la dermatitis seborreica?

Se desconoce la causa exacta, aunque puede estar relacionada con factores genéticos, cambios hormonales o sobrecrecimiento de levaduras fúngicas en la piel grasa. El aire seco en invierno o a comienzo de la primavera, el estrés, la piel grasa, la obesidad y otros factores tienden a exacerbar la dermatitis seborreica y hacen que ocurra más frecuentemente.

¿Cuáles son los síntomas de la dermatitis seborreica?

La dermatitis seborreica se caracteriza por presentar piel roja, así como parches de piel escamosa amarilla que puede tener aspecto grasoso y que puede desprenderse en forma de caspa. Habitualmente afecta el cuero cabelludo, pero también puede afectar el pecho, la cara, las axilas o el escroto. Puede ser indolora, o puede causar comezón o ardor y puede aparecer en forma intermitente.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento de la dermatitis seborreica?

La dermatitis seborreica infantil requiere que se lave el cuero cabelludo con champú en forma diaria o que se utilice un champú medicado con receta.

En los lactantes y en los niños, los champús de venta libre, cremas o pomadas que contienen alquitrán de hulla, ácido salicílico, sulfuro de selenio, piritiona de zinc o ketoconazol pueden ayudar a tratar los síntomas. Hay otros tratamientos disponibles y su dermatólogo pediatra los analizará con usted, si es necesario.

En algunos niños el trastorno desaparece por sí solo, aunque puede fluctuar a lo largo del tiempo.


Revisado por: Jose R. Rosa-Olivares, M.D.

Esta página fue actualizada por última vez en: 30/09/2019 3:06:42 p. m.