Polisomnografía

también conocido como: estudio del sueño, PSG.

¿Qué es la polisomnografía?

La polisomnografía es una prueba de diagnóstico del sueño que se lleva a cabo en un niño mientras está dormido para determinar si padece trastornos respiratorios del sueño (SDB).

Durante el estudio, se registran varias mediciones corporales de manera continua y simultánea (como ondas cerebrales, nivel de oxígeno en la sangre, frecuencia cardíaca, respiración y otras) para identificar anomalías en la respiración durante el sueño. Estas anomalías pueden ser el síndrome de apnea obstructiva del sueño (OSAS), que suele estar asociado con roncar, respirar agitadamente, respirar por la boca o dormir en posiciones inusuales, anomalías asociadas con la cabeza o el rostro (craneofaciales), trastornos neurológicos y musculares que pueden causar la obstrucción de la nariz o la tráquea (anomalías nasotraqueales o de las vías respiratorias superiores) y otras afecciones.

¿Qué sucede durante el procedimiento?

La polisomnografía se realiza en una clínica del sueño durante la noche y normalmente dura de una a dos horas. Se hace que el niño se ponga cómodo y se prepare para dormir en una sala que suele parecer una habitación de hotel. Un técnico coloca sensores en varias partes del cuerpo para tomar las mediciones, grabaciones y observaciones (todo se registra con una cámara) mientras el niño duerme. Después, puede realizarse un análisis de sangre.

¿Se necesita alguna preparación especial?

Es posible que el niño deba evitar el consumo de cafeína y quizás de medicamentos durante un periodo determinado antes de la prueba.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Hay muy pocos factores de riesgo asociados con la polisomnografía. Ocasionalmente, los sensores que se adhieren a la piel pueden causar irritación o, si se extrae sangre, hay algunos problemas muy poco frecuentes relacionados con eso.


Revisado por: Jack Wolfsdorf, MD, FAAP

Esta página fue actualizada por última vez en: marzo 04, 2020 01:24 p. m.

Aprenda más sobre