Prueba DEXA

también conocido como: DXA, DEXA, absorciometría de rayos X de doble energía, densitometría ósea.

¿Qué es la prueba DEXA?

Una prueba DEXA (absorciometría de rayos X de doble energía) o una prueba de densidad ósea o una prueba de densitometría ósea, es una prueba que mide la densidad ósea y la pérdida ósea, también llamada osteopenia. También se mide el porcentaje de grasa total en el cuerpo.

La prueba es importante para ayudar a predecir el riesgo de fracturas y trastornos del crecimiento. Niños con enfermedades genéticas y crónicas adquiridas, como insuficiencia renal, niños inmóviles, problemas de alimentación y aquellos que toman medicamentos que interfieren con la absorción de calcio.

¿Qué sucede durante el procedimiento?

Su hijo se acostará en una camilla de rayos X acolchada y se le pedirá que se quede completamente quieto, mientras se utiliza una máquina para escanear los huesos (por lo general se demora entre 15 y 30 minutos).

La prueba generalmente examina la columna vertebral y todo el cuerpo. Si su hijo es menor de 5 años, es posible que necesite que le den de comer o un sedante suave antes de la prueba.

¿Se necesita una preparación especial?

Su hijo debe usar ropa cómoda y debe quitarse todas las joyas (u objetos de metal). Se deben evitar los suplementos de calcio durante 24 horas previas al examen y, si su hijo se ha sometido a una prueba con bario o con contraste oral, la prueba se pospondrá durante 10 a 14 días.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

La prueba DEXA es una radiografía de dosis baja y la radiación es similar a una radiografía de pecho. Puede conversar al respecto con su radiólogo pediátrico si necesita más información.


Revisado por: Dr. Rachel M Pevsner Crum, DO

Esta página fue actualizada por última vez en: 04/11/2019 2:51:26 p. m.