El Jardín Sanador

El Jardín Sanador de Morton y Linda Bouchard

El Jardín Sanador (Healing Garden) de Morton y Linda Bouchard es un espacio que promueve la salud y la sanación en Nicklaus Children’s Hospital. El jardín, que está ubicado en un patio al aire libre dentro del Pabellón de Cuidado Pediátrico Avanzado del hospital, ofrece a los pacientes hospitalizados y sus familias un lugar tranquilo para meditar y descansar. Sus plantas coloridas, topiarias y el mural de video dinámico, con relajantes escenas al aire libre, combinados con el aire fresco permiten a los pacientes y sus familias dejar atrás el entorno médico y pasar un momento en un área cómoda que complementa el proceso de recuperación.

Visitas al Jardín Sanador de Morton y Linda Bouchard

  • Los pacientes y familias que vengan del edificio central pueden usar la entrada de acceso que conecta el segundo piso con el pabellón de cuidado pediátrico avanzado. El acceso con credencial a esta entrada se desactivará durante el horario de atención para que los pacientes y sus familiares puedan acceder al Jardín Sanador. Consulte el mapa del hospital para obtener indicaciones adicionales. 
  • Se han colocado intercomunicadores en la entrada este de cada unidad junto a la puerta que conecta el edificio central en la
    segunda sala de cada unidad. Los pacientes y familiares pueden acceder a estos intercomunicadores para volver a ingresar a su unidad desde el Jardín Sanador.
  • El Jardín Sanador es un área común sin supervisión que está monitoreada por cámaras de seguridad. Por lo tanto, los niños no deben estar solos en el Jardín Sanador. Cada niño debe estar acompañado por uno de sus padres, un miembro del personal del hospital o un voluntario del hospital.

Horario de atención

El Jardín Sanador está abierto los siete días de la semana, de 9 a. m. hasta las 9 p. m.

Nuestros donantes

El Jardín Sanador es posible gracias a la generosidad de Morton y Linda Bouchard y de Jack y Barbara Nicklaus de la Nicklaus Children’s Health Care Foundation.

Mural

El mural fue pintado por el artista Seth Globepainter y resultó posible gracias a la generosidad de Goldman Global Arts y Jessica Goldman Srebnick.