Botulismo

también conocido como: Toxina botulínica, botulismo, intoxicación alimentaria.

¿Qué es el botulismo?

El botulismo es una enfermedad causada por una toxina producida por una bacteria llamada Clostridium botulinum que normalmente vive en el suelo, el polvo y en los productos agrícolas cocidos. Hay 3 presentaciones clínicas: transmitido por los alimentos con intoxicación alimentaria, botulismo por herida y botulismo infantil. La toxina botulínica es la toxina más potente conocida y puede causar la muerte en cantidades pequeñas.

¿Cuál es la causa del botulismo?

El botulismo alimentario surge de la contaminación de los alimentos cuando el método de preparación de los alimentos (p. ej., el enlatado casero) crea un entorno en el que la bacteria puede producir su toxina. La ingestión de la toxina provoca una intoxicación alimentaria.

Las heridas infectadas son otra área donde el entorno es bueno para que la bacteria Clostridium botulinum crezca y produzca su toxina.

El botulismo infantil (lactantes <1 año de edad, son el único grupo etario que puede contraer botulismo por comer esporas debido a que los mecanismos intestinales no matan a la bacteria: hay menos ácido en su estómago en comparación con los niños mayores y su sistema inmunológico aún no está completamente desarrollado) puede surgir de la ingestión de alimentos no preparados, como la miel.

¿Cuáles son los síntomas del botulismo?

El botulismo alimentario generalmente comienza de 18 a 36 horas después de la ingestión y provoca náuseas, vómitos y diarrea (que a su vez conduce al estreñimiento). A continuación, el movimiento muscular se ve afectado (con frecuencia “visión doble” borrosa, dificultad para tragar, boca seca, dificultad para hablar) seguido de parálisis muscular que puede llevar a dificultades respiratorias (además de otros síntomas) y a la muerte.

El botulismo por herida (el tipo menos común) se presenta de 4 a 14 días después de una herida potencialmente contaminada, con debilidad muscular y fiebre.

El período de incubación del botulismo en los lactantes (generalmente de 2 a 4 meses de edad) es de 2 a 4 semanas. Con frecuencia, el estreñimiento es el primer síntoma y son habituales un llanto bajo y débil, poca succión/alimentación, cabeza y párpados caídos, debilidad facial y muscular generalizada (y respiración deficiente que requiere ventilación artificial).

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para el botulismo?

Los cuidados de apoyo (en especial los respiradores artificiales) son críticos; las terapias habituales son la administración de antitoxinas, inmunoglobulina intravenosa para el botulismo (para los lactantes), líquidos y antibióticos para el botulismo por herida (y extracción quirúrgica del material infectado).


Revisado por: Jack Wolfsdorf, MD, FAAP

Esta página fue actualizada por última vez en: 04/10/2019 4:14:21 p. m.