Afecciones ortopédicas tratadas con ILIZAROV

Hay muchas afecciones ortopédicas pediátricas diferentes en las que se indica el uso del dispositivo TAYLOR SPATIAL FRAME◊. El fijador externo puede usarse para corregir las deformidades y las diferencias de longitud entre brazos o piernas, incluso:

  • Lesión y traumatismo, incluidas fracturas de las placas de crecimiento, consolidación defectuosa (en la que los huesos cicatrizan torcidos), seudoartrosis (en la que el hueso no se une al cicatrizar), acortamiento y deformidad a causa de pérdida ósea.
  • Diferencias congénitas en la longitud de las extremidades. Estas afecciones están relacionadas con muchas deformidades y defectos de nacimiento entre los que se incluyen fémur corto (hueso del muslo), también conocido como hemimelia fibular. La seudoartritis, en la que el hueso no se fusiona, como en el lugar de cicatrización de una fractura. Una hemiatrofia, en las que los huesos de un lado del cuerpo del niño crecen menos que los del otro lado.
  • Baja estatura, incluida la acondroplastia y otras displasias esqueléticas y baja estatura constitucional. Los fijadores externos pueden ser eficaces para tratar las diferencias de longitud entre extremidades relacionadas con el enanismo. El tratamiento puede ser apropiado en algunos casos a fin de que el paciente pueda ser más independiente.
  • Infección que involucra los huesos (osteomielitis) y las articulaciones (artritis séptica o infecciosa). El tratamiento de la infección ósea a menudo requiere la extirpación de un segmento de hueso que puede causar deformidades angulares y diferencias en la longitud de las extremidades.
  • Las causas relativas al desarrollo que están asociadas a la desaceleración del crecimiento y las deformidades de las extremidades causadas por enfermedades como la enfermedad de Blount, que generalmente afecta el desarrollo óseo de los niños pequeños y adolescentes con sobrepeso.
  • Los fijadores externos también se usan en el tratamiento de trastornos pediátricos de la cadera, como DCV (coxa vara del desarrollo), enfermedad de Perthes y deslizamiento de la epífisis capital femoral.
  • La rigidez articular después de una lesión, infección u otras causas a veces puede tratarse con distracción articular controlada (artrodiastasis), con el uso de fijadores externos.
  • El pie equinovaro (TEV [talipes equinovarus]), un defecto congénito en el que los huesos del pie y del tobillo no están alineados, puede corregirse con fijación externa.
  • Las fracturas óseas en conjunto con el daño del tejido blando como quemaduras pueden tratarse con fijación externa ya que se trata de un dispositivo externo mínimamente invasivo que permite que el tejido epitelial cicatrice mientras se corrigen las fracturas óseas al mismo tiempo.

 ◊ Marca comercial de Smith & Nephew