Programa para Trastornos de la Alimentación

Los problemas de alimentación son trastornos psicológicos complejos en los que se desarrollan patrones anormales de alimentación, que se conservan con el fin de sobrellevar los problemas emocionales. Cada año, los problemas de alimentación afectan a por lo menos 8 millones de estadounidenses, entre
los que se incluyen adolescentes y adultos de ambos sexos. Las formas que más prevalecen son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa.

El programa Para Trastornos de la Alimentación de Nicklaus Children's Hospital, reune la experiencia profesional de toda una gama de especialistas que ofrecen atención y tratamiento multidisciplinarios para las personas con problemas de alimentación. En conjunto, el personal del Programa Para Trastornos de la Alimentación de Nicklaus Children's Hospital, está marcando una diferencia en la vida de las familias que procuran ayudar a que los niños o adolescentes superen estos comportamientos destructivos.


Un enfoque multidisciplinario de tratamiento

Para reducir al mínimo los daños ocasionados en la salud por los problemas de alimentación, es importante realizar una intervención temprana. Cuanto más tiempo se exhiben los comportamientos, se convierten en hábito.
Debido a que los problemas de alimentación afectan la salud física, mental y emocional de las víctimas, una acción multidisciplinaria constituye el enfoque más efectivo. El Programa Para Trastornos de la Alimentación de Nicklaus Children’s Hospital reune un equipo de especialistas para evaluar al niño(a) física y emocionalmente y crear un plan de tratamiento individualizado.

El equipo incluye:
  • médicos
  • psiquiatras
  • psicólogos
  • enfermeras
  • nutricionistas
  • trabajadores sociales
  • terapeutas familiares
  • especialistas de vida infantil
Algunos niños y adolescentes pueden recibir atención de manera ambulatoria, otros requieren la hospitalización en el Nicklaus Children’s Hospital. Durante la hospitalización, se supervisa su salud en forma contínua y se toman las primeras medidas para modificar sus comportamientos. Además de la estabilización médica, se da inicio a la terapia para ayudar a que los adolescentes y su familia aprendan a afrontar con eficacia la enfermedad y sus problemas subyacentes. Una vez que el niño(a) sale del hospital,
se ofrece atención médica y psiquiátrica, junto con terapia individual, familiar y de grupo, como un apoyo para su recuperación continua.
Llame a Medicina de Adolescencia
 305-668-5525